Imagen

En Houston y Montreal los Sounders se complican el inicio de temporada


Cuando se esta a punto de sumar dos derrotas en los primeros dos partidos de la temporada, bajar los brazos y esperar el silbato final pudo ser un escenario demasiado conformista para el mundo Sounders.
En Houston la semana pasada y anoche en Montreal, los Sounders FC fueron capaces de corregir las desventajas de dos goles a la que debieron enfrentar demasiado pronto para un equipo que abrió el 2017 fuera de casa y pareciera aun estar en plena resaca del campeonato logrado en la  el pasado diciembre en Toronto.

En el Stade Olimpique de Montreal anoche, el Impact, que disputó la final de la Conferencia  Este el año pasado con Toronto FC, aprovechó al máximo las pocas oportunidades en su ataque contra Seattle y se puso en una cómoda ventaja de 2-0 en el minuto 51.

El prime golpe lo dio Matteo MANCUSSO al 17´ al borrar a la linea defensiva de los Sounders FC que se encontraba casi a media cancha.
Patrice BERNIER e Ignacio PIATTI se pasaron el balón en tres toques para que alcanzara a MANCUSSO sobre tres pasos adelante del defensa Román TORRES.
El italiano fácilmente superó la salida desesperada de Stefan FREI casi al borde del área grande y de un solo toque enviar la pelota hacia el arco vacío de FREI.

Los Sounders pudieron reaccionar con intentos de gol de Jordan MORRIS y Clint DEMPSEY en el último cuarto del primer tiempo. Pero parecía repetirse la historia de la semana pasada en Houston.
SCHMETZER debió despertar a su tropa en el vestidor durante el descanso. En Houston fue evidente el cambio en la segunda parte cuando fueron superiores al Dynamo pero no pudieron borrar el 2-0 a pesar de la anotación de DEMPSEY.
Un segundo gol del club canadiense no pudo evitarse. Apenas a cinco minutos de la segunda parte, los Sounders no podían hacerse del balón para crear alguna ofensiva. Cuando lo tenían lo cedían de inmediato. A Nicolas LODEIRO le pasó eso en el 51´y lo pagó caro cuando Ignacio PIATTI tomó carrera desde mitad de cancha con un balón que LODEIRO no supo a quien pasarlo.
El italiano encaró a TORRES y Chad MARSHALL en su marcha hacia la portería de FREI quien tampoco pudo detenerlo.
Era así el segundo dardo que dejaba moribundo al Sounders con 40 minutos por delante en un mal panorama.
Igual que ante el Dynamo, Seattle empezó a corregir su juego y a tomar confianza en el ataque sobre Montreal que solo recurrió al contragolpe hacia el final del encuentro.
SCHMETZER entonces puso en marcha quizás la única estrategia que tenía a su alcance para salvar el resultado.  Primero cambió a Gustav SVENSSON por Orel FISHER. Posicion por posición pero con la idea de buscar velocidad en FISHER.  Después envió al terreno de juego al novato Henry WINGO por Harry SHIPP, quien se destacó en el medio campo apoyando a DEMPSEY y LODEIRO. Y en el 85´ hizo la genialidad de enviar a Will BRUIN en lugar de TORRES.

BRUIN, adquirido en diciembre del Dynamo sería el héroe de Seattle al convertir en tiempo cumplido el gol del empate tras un centro desde la derecha de Cristian ROLDÁN.
MORRIS, desde el borde de la área chica le dio de cabeza pero muy abajo. El rebote fue corto y ahí estaba el número 17, BRUIN, para rematar de corta distancia y poner el 2-2 en el fondo de la red.

Antes, LODEIRO se encargó del tiro penal al minuto 71 cuando Laurent CIMAN derribó a FISHER dentro del área. Un foul evidente que el árbitro Jair MARRUFO no dudó en decretar.
El uruguayo abrió su cuenta goleadora del 2017 con un impecable disparo de zurda sobre su izquierda, enviando al guardameta Evan BUSH hacia el lado contrario.
Era un gol merecido para recortar distancia en el marcador, pero uno mas se miraba, en ese momento muy lejos para Seattle.
Fueron pacientes y supieron golpear en el peor de los momentos para Montreal.
Un punto en dos partidos de visita es mejor que venir a enfrentar a los Red Bulls de New York ante tu público el próximo domingo.
Ese dia será la celebración de la primera Copa MLS de Seattle y seguramente estos dos resultados en Houston y Montreal podrán olvidarse. Mientras dure la fiesta.